Gladis Vila : Las mujeres indígenas somos las guardianas de la biodiversidad

Por: marioyaranga

Por Gladis Vila- Activista indígena (ANPE) 

Nuestro país, es conocido en el mundo como uno de los diez países mega diversos por su rica diversidad biológica en ecosistemas, paisajes, especies, recursos genéticos y diversidad cultural. Sin embargo, está siendo afectado por el cambio climático y por actividades extractivas  que son incompatibles con el equilibrio ambiental. En este contexto se visibilizan dos miradas de la política de desarrollo, primero la relación del hombre con la naturaleza: para nuestros pueblos debe existir un equilibrio de nuestras acciones hombre – naturaleza en el marco de la reciprocidad. La segunda mirada hace referencia a la subordinación de la ética y el principio al crecimiento económico: si para crecer económicamente es necesario eliminar del planeta hasta el último árbol, y extraer los recursos no renovables hasta agotar, esta noción de desarrollo no tiene impedimentos lógicos. 

Para las mujeres y los pueblos indígenas, el territorio significa no solo un espacio geográfico, sino que engloba la vida entera, la tierra, el agua, la luz, el sol, el aire, las profundidades. En el territorio transcurre nuestra vida cotidiana, allí respiramos, cantamos, reímos, lloramos, compartimos y  trabajamos la tierra, desarrollamos nuestras culturas, enterramos nuestros muertos. El territorio es parte de nuestros cuerpos y nuestros cuerpos son territorio. Desde nuestro cuerpo-territorio luchamos contra el extractivismo, contra las violaciones, contra el despojo. Allí también se forjan las identidades, y desarrollamos formas creativas de expresión, como el tejido, donde plasmamos sentimientos y la forma en que percibimos el cosmos, plasmamos nuestra historia, la vida de nuestros ancestros y ancestras, nuestros sueños. Este encuentro y desencuentro de los hilos y colores de lo que llamamos el Buen Vivir, se intersectan, se opacan, se reactivan y vamos tejiendo propuestas para un mundo diferente.

Desde la cosmovisión andina el territorio está compuesto por tres elementos interrelacionados inseparables. Son tres expresiones de vida que se entrelazan: la del subsuelo – Huku pacha, la del espacio –tierra – kay pacha, donde vivimos ahora, donde habitan nuestros cuerpos, o Hanaq pacha – la vida de arriba, el sol, la luna, las estrellas. Cuando el vínculo entre estas dimensiones se descoloca, cuando se sienten las invasiones a los territorios y a nuestros cuerpos, se produce un daño inmenso porque no permite cumplir el círculo de los tres espacios de vida que están entrelazados.  Esto tiene un real impacto en cómo vivimos en el presente y sufrimos así la escasez en la producción de la vida, las sequías, y el cambio climático. También nos impacta en la vida cotidiana, pues se rompe el circuito de la vida

Actualmente, en nuestras comunidades, las abuelas ven y sienten cómo se está enfermando nuestro planeta. Los andes, los bosques, los ríos, las montañas están agonizando. El modelo que ha creado el desarrollo: de crecimiento, mercados, egoísmos competitivos,  globalización de mercados, nos está conduciendo a un problema ambiental alarmante, junto a ello, la pobreza, inequidad, violencia, confrontación. Este sistema no da más. 

Por ello es fundamental que apostemos por una nueva propuesta de desarrollo sostenible y sustentable que privilegie y garantice el desarrollo de una vida más respetuosa con la biodiversidad y armonice el equilibrio ecológico. Los pueblos indígenas, las mujeres indígenas tenemos esos conocimientos propios del uso y manejo de la biodiversidad, mantenemos ese legado milenario que viene desde nuestros ancestros.  Proponemos el Allin Kawsay (Buen Vivir) o vida en armonía entre la naturaleza y el hombre, y así recuperar nuestro planeta. Para el Buen Vivir, lo fundamental son los seres humanos y las bondades de las Madre Naturaleza.  

Las mujeres indígenas poseemos habilidades y conocimientos para mitigar y adaptarse al cambio climático, por ello es fundamental garantizar la plena y efectiva participación de las mujeres y pueblos indígenas en los espacios donde se discuten y toman decisiones. De esta forma, se nos permita seguir aportando manteniendo la biodiversidad.

 

 

 

¡Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¡Comenta!

Lo más reciente

Tuvalu se convierte en el segundo Estado en pedir un Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles
Líderes amazónicos llegan a Lima en búsqueda de atención a los daños en sus comunidades generados por los derrames en la Amazonía
Llamado histórico para un tratado que ponga fin a la era de los combustibles fósiles
Lima, la primera capital de América Latina en sumarse al Tratado de no proliferación de combustibles fósiles
Manifestación frente al Ministerio de Relaciones Exteriores para exigir apoyo al Acuerdo de Escazú