Expertos en cambio climático aseguran que es urgente reducir a la mitad la contaminación al 2030

Por: Comunicación MOCICC

Por Osver Polo, especialista en cambio climático y compromisos internacionales

La semana pasada, los gobiernos aprobaron el Sexto Ciclo de Evaluación (2018-2023) , elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático  de las Naciones Unidas (IPCC por sus siglas en inglés),  que arrancó oficialmente en 2015 en el marco de la firma del Acuerdo de París . Según el informe, la actividad humana está acelerando el cambio climático, la temperatura actual está 1,1°C por encima de su promedio histórico y muestra los graves riesgos a los que se enfrenta la humanidad, si no se toman medidas urgentes. 

El documento fue debatido y aprobado por los científicos y gobiernos en la sesión llevada a cabo del 13 al 18 de marzo, en Suiza (Interlaken). Ello luego que se extendiera un día más de lo previsto por las intensas discusiones entre los países desarrollados y en vías desarrollo sobre los objetivos de reducción de emisiones de dióxido de carbono y la ayuda financiera para los países vulnerables, quienes actualmente están sufriendo los impactos del cambio climático.

Cada cinco años, el IPCC publica una serie de informes que resumen la información más reciente sobre el estado del cambio climático.  El informe síntesis presentado el lunes 20 de marzo, resume una enorme cantidad de investigaciones sobre el estado actual del  clima, toma como base de las ciencias físicas; Impactos, adaptación y vulnerabilidad; Mitigación del cambio climático, y tres informes especiales: Calentamiento Global de 1,5 °C; Cambio Climático y Tierra, y Océano y Criosfera en un Clima Cambiante. En conjunto, el contenido se centra  en la ciencia del cambio climático, sus repercusiones y las posibles soluciones.

La publicación hace un llamamiento para cumplir el objetivo de limitar el calentamiento global a un máximo de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, una meta fijada en el Acuerdo de París, pero que hasta ahora no se traduce en compromisos suficientes. La situación es preocupante, ya que si no se  adopta y aplica  una mayor ambición al respecto, lo acordado en el 2015 en París  no se cumpliría antes del 2030, lo que implicaría consecuencias catastróficas .

El IPCC expresó, además, la necesidad urgente en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 43% para 2030 y en un 60% para 2035, con el fin de llegar a cero emisiones netas a mediados de siglo y evitar que la temperatura mundial supere el peligroso punto de inflexión. La importancia de una acción climática eficaz y equitativa, ayudará a reducir las pérdidas y los daños para la naturaleza y las personas; el informe subraya la necesidad de tomar medidas más ambiciosas.

En la actualidad, los efectos del cambio climático en el Perú ya son más que visibles.  Solo este año, el ciclón Yaku, un fenómeno anómalo, en su tránsito por el Océano Pacífico, impactó a los pobladores del norte y centro del país. Se mostró la debilidad en la preparación  que tiene el Perú para enfrentar los fenómenos extremos. Frente a ello, se necesita una  política de adaptación y mitigación. Sin embargo, a nivel de Gobierno, está pendiente la actualización de la Estrategia Nacional de Cambio Climático, que viene realizando el MINAM.

Si bien, el Perú cuenta con una Ley de Cambio Climático, también tiene un  documento de compromisos de las contribuciones nacionales determinadas (NDC) presentada en la COP25 y la declaración de Emergencia Climática del Estado,  falta  decisión política para reorientar la economía y avanzar hacia una transición energética y eco social. En ello se debería incluir la recuperación de la naturaleza.

La IPCC recomienda también a todos los países, incluido el Perú, reduzcan rápidamente las emisiones en todos los sectores, impulsen los esfuerzos para aumentar la resiliencia ante fenómenos meteorológicos extremos y protejan y restauren la naturaleza.  Una gran tarea pendiente para el Estado y sus instituciones. Se requiere políticas que promuevan la diversificación económica y del sector energético y consideraciones de principios, procesos y prácticas de transiciones justas, como recomienda el informe.

Asimismo, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres,  ha pedido a los países desarrollados adelantar sus objetivos para llegar a cero emisiones antes del 2040. “La bomba de relojería climática está haciendo tic-tac. Pero el informe de hoy del IPCC es una guía para desactivarla. Es una guía de supervivencia para la humanidad. Pero hará falta un salto cuántico en la acción climática”, aseguró a los medios.

Como organización social, MOCICC, hace un llamado al poder ejecutivo, legislativo, gobiernos regionales y locales y partidos políticos, para que presten atención a las advertencias al último informe síntesis. Se requiere que actúen con rapidez para aplicar las recomendaciones en las políticas públicas, que permitan limitar los efectos de la crisis climática en nuestros territorios. 

 

¡Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¡Comenta!

Lo más reciente

Comité Internacional del FOSPA exige cumplimiento de acciones en defensa de la Amazonía
MOCICC y RUA San Marcos realizaron taller sobre la Ley Antiforestal
Gremios y organizaciones afectadas por derrames exigen dejar el petróleo bajo tierra
Convocatoria para mujeres y diversidades- revista ambiental ECOS
Perú incumple tratado internacional que respeta derechos de los pueblos indígenas