Amazonía libre de gas y petróleo – Conexión de Pueblos y Territorios

Por: Allison Cadenillas

Nosotrxs, movimientos, redes, colectivos, organizaciones de pueblos indígenas, activistas, defensores de la naturaleza, comunicadores, personas de la academia, mujeres y habitantes de la Amazonía, de otros biomas y de otras regiones del planeta, nos reunimos en la ciudad brasileña de Belén para discutir la participación y la contribución de los pueblos indígenas de la Cuenca Amazónica frente a la actual crisis climática. 

Sabemos que nuestro destino está entrelazado con el de la Amazonía, independientemente del lugar del planeta en el que nos encontremos. Detener la deforestación es necesario y fundamental para garantizar la protección de la mayor selva tropical, pero ya no es suficiente. En un momento en que la emergencia climática provoca olas de calor y fenómenos extremos sin precedentes en todo el planeta, la reducción inmediata de la explotación, producción y quema de combustibles fósiles, que son los principales responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero, debe ser una prioridad absoluta. Si queremos evitar el punto de no retorno para la Amazonía y, en consecuencia, el colapso climático, necesitamos una política articulada de eliminación inmediata de los combustibles fósiles. 

La Cumbre de la Amazonía es una oportunidad para que los países que albergan la mayor selva tropical del planeta adopten una postura clara respecto de su futuro. Dejar el petróleo y el gas bajo tierra es la muestra de liderazgo que necesitamos para pedir a otros países que hagan lo mismo, con el fin de garantizar las condiciones de vida del planeta.

Podemos liderar, desde el Sur global, el esfuerzo mundial para crear “zonas de no proliferación de combustibles fósiles”, y dar el ejemplo dejando de extraer petróleo y gas en la Amazonía. 

En este sentido, en sintonía con la Asamblea de los Pueblos de la Tierra, exigimos a los jefes de Estado de los países que comparten el territorio de la Amazonía que tomen medidas concretas y efectivas para garantizar la protección de este territorio, fundamental para enfrentar la crisis climática global y promover nuevas alternativas de desarrollo. 

Para eso, los Estados de la Amazonía deben: fijar una fecha para el fin de la producción de combustibles fósiles; dejar de ofrecer nuevos bloques para la exploración de petróleo y gas (convencional y no convencional/fracking) en la región y sus costas; dejar de subvencionar la exploración y producción de estos combustibles;

reorientar los subsidios que actualmente se conceden a los combustibles fósiles hacia la promoción de la producción sostenible de productos forestales y de la costa amazónica a partir de energías renovables; iniciar un plan de cierre y remediación de las áreas extractivas existentes, que involucre a las poblaciones afectadas. 

  • Garantizar los derechos territoriales y la Consulta Previa, Libre e Informada de los pueblos y territorios afectados por la explotación de petróleo y gas, así como la reparación y recuperación de los territorios afectados, con respeto por su autonomía y autodeterminación. 
  • Crear mecanismos de compensación para la población históricamente afectada por esta industria.
  • Reforzar el papel de las autoridades de mando y control para evitar la impunidad de las empresas responsables de la contaminación y la degradación del ambiente. 
  • Asegurar las acciones preventivas necesarias por parte de las empresas, que permitan una rápida acción de limpieza y contención de derrames de petróleo y fugas de gas.
  • Generar alternativas económicas locales con respeto a la economía indígena, y en consideración a la dependencia laboral y de necesidades básicas generada por la entrada de la industria de combustibles fósiles en los territorios. 
  • Iniciar la transición hacia un nuevo modelo energético que proteja la biodiversidad de la Amazonía y sus pueblos como parte de los compromisos del Acuerdo de París, que considere las particularidades de cada territorio y evite nuevos impactos territoriales. Esta transición debe ser justa y popular, y darse a partir de la discusión sobre un nuevo modelo energético que responda a las necesidades de las personas, mediante fuentes de energía que generen menor impacto y respeten los límites ecológicos del planeta.
  • Exigir que los bancos privados y las instituciones multilaterales dejen de financiar proyectos de extracción de combustibles fósiles en la Amazonia, y que reorienten los recursos al financiamiento de medidas de restauración y recuperación de los bosques amazónicos, así como a nuevos modelos de producción de energía que pueden ser comunitarios, cooperativos o locales, y dirigidos por las propias comunidades. 
Adhieren a este texto:

350.org América Latina, 350.org Brasil, 5 Elementos Educação para Sustentabilidade, Articulação dos Povos Indígenas do Brasil (APIB), AIDA, Associação Maranhense para a Conservação da Natureza (AMAVIDA), Associação de Preservação do Meio Ambiente e da Vida (Apremavi), ARAYARA Brasil, ARAYARA Guyana, ARAYARA Maranhão, ARAYARA Suriname, ARAYARA Internacional, Articulação Antinuclear Brasileira, Asamblea Ecologista Popular, Associação Alternativa Terrazul, Associação Movimento Paulo Jackson (Ética, Justiça, Cidadania), Campaña Que Paguen los Contaminadores América Latina, Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica, Centro de Desarrollo Andino Sisay, Centro de Desarrollo Humano (CDH/Honduras), Centro de Estudios Humanistas Nueva Civilización, Ciclos Vitales, Citizens’ Climate Lobby Colombia, Claudia Renata Lod Mores, Censat Agua Viva (Amigos de la Tierra Colombia), Consejo Permanente para la Transición Energética Justa en Colombia, ClimaInfo, Climalab Colombia, Coordenação das Organizações Indígenas da Amazônia Brasileira (COIAB), COESUS, Coalizão Não Fracking Brasil, Comissão Pastoral da Terra (CPT), CooperAcción, Coordinadora Regional de los Pueblos Indígenas de San Lorenzo (CORPI SL), Corporación Yariguíes (GEAM), Corporate Accountability America Latina, Defensores do Planeta, Derecho, Ambiente y Recursos Naturales, Força Ação e Defesa Ambiental (FADA), Foro Ciudades para la Vida, Fórum Mudanças Climáticas e Justiça Socioambiental, Frente por uma Nova Política Energética para o Brasil, Fridays For Future MAPA, Fundação Grupo Esquel Brasil, Grupo de Estudos em Educação e Meio Ambiente do Rio de Janeiro (GEEMA), Gestos, Greenpeace Brasil, Grupo de Financiamiento Climático para Latinoamérica y el Caribe, GFLAC, Grupo de Trabalho Amazônico (GTA), Instituto Brasileiro de Defesa do Consumidor (IDEC), Instituto Ambiental Viramundo, Instituto Ecoar para a Cidadania, Instituto Ecosurf, Instituto Floresta dos Unicornios, Instituto Fronteiras, Instituto Mapinguari, Litigância Climática e de Direitos (LITIGA), Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climático (MOCICC), Movimento Pela Soberania Popular na Mineração (MAM), Nacionalidad Waorani del Ecuador (NAWE), ONG Casa Venezuela, Observatório do Petróleo e Gás (OPG), Organización de Pueblos Indígenas del Oriente (ORPIO), Pachamama Alliance Perú, Projeto Saúde e Alegria, Purpose Brasil, Reacción Climática, Rede Brasileira de Educação Ambiental (REBEA), Red de Transición Energética, Rede de Cooperação Amazônica (RCA), Rede de Mulheres Ambientalistas da América Latina, Rede Fé, Paz e Clima, SOA HUB Garopaba, Sociedad Amigos del Viento Uruguay, Uma Gota No Oceano, Unión de Afectados por Texaco, UDAPT, Universidade Federal do Ceará.

¡Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¡Comenta!

Lo más reciente

El FOSPA 2024 cierra con una apuesta por la transición ecológica y la soberanía de los pueblos
Declaración del Pre FOSPA Perú, rumbo al XI FOSPA: «Resistimos y transitamos en defensa de la Amazonía»
Jóvenes activistas e indígenas proponen alternativas para abordar la deuda externa y el cambio climático
Conoce más sobre el encuentro de jóvenes x la Amazonía
MarAmazonía articula la lucha de la costa y la Amazonía frente a la explotación petrolera