¿En qué va la Evaluación Multilateral de la COP20?

Por: marioyaranga

La reunión de la Evaluación Multilateral estuvo integrada por Luxemburgo, Holanda, Nueva Zelanda, Portugal, España, Suecia, Suiza y Estados Unidos. Varios bloques regionales participaron activamente de las presentaciones realizadas por algunas de las Partes de la Convención, formulando preguntas y requiriendo mayor claridad sobre ciertos temas como los planes nacionales de acción y los lineamientos del Protocolo de Kioto en la reducción de emisiones.

Por Carolina Camelo

Bolivia como vocera del G77+China pidió mayor claridad a los exponentes en forma de conclusiones precisas basadas en el párrafo 11 del Anexo 2 del CP17 para que los resultados del SBI 42 sean lo suficientemente esenciales. Estas conclusiones, según Bolivia, deben estar orientadas a cómo se van a llevar a cabo los procesos de Mitigación. “Se han llevado a cabo dos meses de observaciones después de las diversas sesiones que se han venido realizando. El mandato es claro bajo el SBI y se deben analizar los informes individuales, teniendo en cuenta que en junio se harán las consultas informales y es allí donde se establecerá un mandato legal”, añadió. También dijo que el G77+China muestra una gran preocupación  por no tener  conclusiones en la Primera Ronda, pidiendo mayor claridad nuevamente para los procesos del SBI 42 que se harán en Bonn en el 2015.

Brasil apoyó abiertamente la posición del G77+China bajo la vocería de Bolivia, argumentando que se necesitan más conclusiones sobre los procesos para que Lima arroje resultados transparentes en materia de Mitigación. Luxemburgo fue el primer país en hacer su presentación afirmando que está tratado de ser lo más transparente posible en sus circunstancias nacionales.

Luxemburgo

Durante su breve pero concisa presentación Luxemburgo contextualizó como la población había incrementado en un 40% debido a los procesos de migración entre 1990 y 2010. También resaltó que su pequeña y abierta economía se basa en una alta dependencia a las importaciones de gas y petróleo. Su plan de Mitigación se orienta a planes concretos sobre el sistema de transporte para así tener mayores impactos en fuentes individuales de emisiones. “Hemos implementando nuevos mecanismos de energía renovable que van desde la energía eólica, solar hasta la instalación de proyectos con biomasa y biogas”. La delegación de Luxemburgo considera que está un 10% por encima de los objetivos del Protocolo de Kioto, informando que por habitante han experimentado reducciones del 24% y por unidad de GDP alrededor del 25%

Luxemburgo mencionó que el sector de la construcción experimentó una baja de emisiones de acuerdo a nuevas políticas, así como el uso de nuevas energías renovables para nuevos proyectos de construcción. Dichas políticas se han instaurado en su segundo Plan Nacional sobre Reducción de CO2 en los sectores de la construcción y el transporte. “Nuestro proyecto Pact Clima se ha desarrollado entre el gobierno y 92 municipalidades de 106, para garantizar la calidad del sistema de energía y su infraestructura”, señaló Luxemburgo. Su Plan de Acción Nacional tiene elementos como impulsar proyectos de movilidad eléctrica y transporte no motorizado.

La presentación de Luxemburgo tuvo un impacto positivo entre los asistentes de la Evaluación Multilateral, celebrando su carácter informativo y los objetivos alcanzados hasta el momento. Brasil se unió al elogio colectivo, sin embargo insistió en mayor información sobre los mecanismos de mercado que Luxemburgo utilizó en sus planes de acción y su fusión con las políticas internas. Según la delegación de Luxemburgo, el 40% en la reducción de sus emisiones, se debe no solo a la crisis económica que azotó recientemente a Europa, sino también  a las diferentes políticas y medidas tomadas para reducir las emisiones. De las cincuenta medidas adoptadas por el gobierno de Luxemburgo, tres resumen claramente cuáles son sus objetivos: renovar el sector de la construcción creando casas pasivas de cero energía; promover impuestos en el sector del transporte así como el uso de vehículos eléctricos; e implementar nuevos modelos de energía verde basados en fuentes hídricas y solares.

Holanda

Holanda Busca una reducción del 16% para el 2020 a comparación del año 2005. También subrayó su compromiso mancomunado de un -20% con otros países de la Unión Europea basado en el mecanismo de los mercados internacionales. La delegación holandesa anotó que para el 2020 se esperan los siguientes resultados: 10.7% reducciones de CO2 en el sector industrial y de energía; 35.5% de CO2 del sector transporte; y 22.5% en el sector de la construcción. Para concluir su presentación, Holanda se refirió a  la colación por el clima que organizó gracias a la participación de más de 200 miembros para lograr una neutralidad climática lo antes posible y, así facilitar la implementación de nuevas políticas ambientales en su agenda climática interna. El gran objetivo de Holanda es alcanzar un 40% en materia de reducción de gases de efecto invernadero para el 2030 a través del Delta Plan.

Nueva Zelanda

Nueva Zelanda destacó sus políticas domesticas sobre cambio climático a través de procesos de consulta y análisis internos condensados en su Reporte Bienal que se publicará durante el presente mes. Asegura además que tres cuartos de la electricidad que produce el país provienen de fuentes renovables de energía, y que las emisiones en el sector de la agricultura se han reducido a un 1% anualmente. Esperan obtener una reducción del 5% de gases de efecto invernadero para el periodo 2013-2020. Esta propuesta generó serias dudas a otros países como Brasil y China, quienes objetaron que dicho compromiso está muy por debajo de lo que requiere el Protocolo de Kioto sobre la ambición en las reducciones. Sudáfrica también mostró su descontento con la posición de Nueva Zelanda, argumentando que para llegar a un nuevo acuerdo global climático y no cruzar la línea de los 2°C, el IPCC en su reporte síntesis (AR5) exige que se reduzcan las emisiones entre un 25- 40% para el 2020. “Nueva Zelanda no está en el rango que la ciencia demanda”, agregó el delegado sudafricano.

Nueva Zelanda respondió a las críticas aduciendo que si bien está comprometida con la reducción de emisiones a nivel global, no hace parte del grupo de principales emisores de CO2 en el mundo. “Nuestros compromisos obedecen al inventario de gases de efecto invernadero que tenemos y a los modelos top-down que se han venido implementado en el país”, anotó la delegación neozelandesa, “las reducciones deben obedecer a la realidad de cada país y por eso nos estamos enfocando en el sector de la agricultura y los bosques como es el caso del fondo para la erosión”, concluyó.

Portugal

La delegación portuguesa destacó su compromiso de la reducción de -20% comparado a 1990 con los demás países de la Unión Europea, destacando que sus fuentes de energía renovables se encuentran en el sector hídrico y que aún falta explorar más las fuentes solares de energía. También reconoció que la baja de las emisiones obedece en cierta medida a la crisis que sufrió el país durante el año 2008, pero que no se debe dejar de reconocer sus políticas ambientales y su transición hacia fuentes de energía renovables. “nuestras políticas internas están dentro del Marco del Crecimiento Verde, del cual se derivan el PNAC (Plan Nacional  sobre Cambio Climático); PNAE (Plan sobre Eficiencia de Energía); y el PNAER (Plan de Energía Renovable).

El éxito de estos planes se ha logrado gracias a una reforma fiscal verde y políticas en el sector de la agricultura compartidas con los demás países de la Unión Europa para hacerle frente a las emisiones”, dijo Portugal. Respecto a sus compromisos vinculantes bajo el Protocolo de Kioto (PK), Portugal señaló que para el primer periodo comprendido entre el año 2008 y el 2012 se logró un -8% comparado a 1990. Mientras que para el segundo periodo se espera un -21% en los esquemas de las emisiones comerciales o ETS en inglés.

Según la UNFCCC, el Proceso de Evaluación Multilateral es parte del nuevo mecanismo Internacional  de Evaluación y Revisión para los países desarrollados. Este proceso es conducido por el Cuerpo de Subsidios para la Implementación (SBI por sus siglas en inglés) y apunta a promover la comparación de esfuerzos entre todos los países desarrollados, basándose en sus objetivos de reducción y limitación de emisiones cuantificables desde su economía. El proceso de evaluación y revisión tiene diferentes fases y del 6 al 8 de diciembre del presente mes cada uno de los países desarrollados del Anexo 17 mostró su progreso hacia sus objetivos de reducción de emisiones, lo que también recibe el nombre de SBI 41. Se espera que a finales de febrero del 2015 se publiquen los esfuerzos de estos países rumbo hacia un nuevo acuerdo global en Paris durante la COP21. Las demás Partes anunciaran sus compromisos y avances en el SBI 42 que se llevará a cabo en la ciudad de Bonn, Alemania en el mes de junio.

¡Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¡Comenta!

Lo más reciente

Llamado histórico para un tratado que ponga fin a la era de los combustibles fósiles
Lima, la primera capital de América Latina en sumarse al Tratado de no proliferación de combustibles fósiles
Manifestación frente al Ministerio de Relaciones Exteriores para exigir apoyo al Acuerdo de Escazú
Declaración del FOSPA- Belem 2022
Perupetro y el derecho a la información de los pescadores artesanales